Durante esta temporada, el frío afecta aún más a quienes sufren de dolores musculares como quienes padecen de artritis, artrosis u otra.

Para aliviar estos síntomas, nada mejor que un secreto de la naturaleza: la Cúrcuma. Este producto milenario, ha sido tomado utilizado por años para suprimir las enzimas del cuerpo que generan la inflamación y es por eso que los farmacéuticos la han incorporado en sus productos para generar medicamentos que ayuden a disminuir los síntomas de la inflamación.

La curcumina es la sustancia que permite que la cúrcuma sea tan potente como antiinflamatorio, es por esto que en muchos casos se utiliza como coadyuvante de tratamientos de la artritis”, señala María Elena Rudolphi, químico farmaceútica de Farmacias Knop.

Agrega que “es distinta la eficacia de ingerir cúrcuma en alimentos que en concentrados, por eso lo ideal para las personas que padecen alguna enfermedad dentro de los distintos tipos de artritis, se pueden ver beneficiadas al complementar su tratamiento con productos como Turmerik, ya que estas cápsulas de aceite de Cúrcuma Longa estandarizado, por su alta concentración del activo natural, actúa con acción antiinflamatoria ayudando a desinflamar las articulaciones, incluso las que están con rigidez”. 

Además, otra medida que puede entregar resultados benéficos frente a la inflamación, para disminuir el sufrimiento en los fríos días de invierno, puede ser la utilización de árnica, por medio de la aplicación de ungüentos, tal como el Lefkaflam que en conjunto con sus otros componentes del reino vegetal,  genera  calor en la zona afectada y alivia el dolor gracias a su acción rubefaciente.

nanofix
Next Post

Escríbenos un comentario

Su dirección de correo no se hará público.