Todos los días, 7 voluntarios de la parroquia San Antonio de Padua, ubicada en plena comuna de San Ramón, cocinan y reparten el almuerzo a 300 personas. De ellas, a 130 se les lleva a domicilio ya que son pacientes Covid-19; los restantes se entregan a personas en situación de calle y familias
vulnerables, quienes retiran los almuerzos en la misma parroquia. Una situación similar sucede en la parroquia Santa Clara de La Cisterna, donde los voluntarios cocinan y entregan a diario 60 almuerzos a personas vulnerables de la comuna.

En este contexto, Caritas Chile y www.hechoenmicasa.cl se unieron para lanzar la campaña “Si no falta en mi casa, que no falte en la tuya”, que hasta el 11 de junio tiene como objetivo ir en ayuda directa de estos dos comedores sociales de las comunas de La Cisterna y San Ramón.

¿En qué consiste? Por cada pack de productos congelados o refrigerados que se adquiera en www.hechoenmicasa.cl, la empresa aportará un pollo entero, que entrega proteínas, aminoácidos, minerales y vitaminas que se requieren para enfrentar la crisis sanitaria y alimentaria que estamos
enfrentando como país. “Conscientes del escenario actual lanzamos esta iniciativa, junto a Caritas Chile, para ir en ayuda de familias vulnerables de las comunas de La Cisterna y San Ramón”, señala Luis Eduardo Nieto,
gerente comercial de empresas Ariztía.

Escríbenos un comentario

Su dirección de correo no se hará público.