squirt

Siempre se habla de la eyaculación masculina, pero la femenina es tan popular. Y lamentablemente lo poco que recibimos es casi una caricatura, como lo que sale en las películas porno (porque sí, las mujeres también vemos porno) que se aleja y nos aleja de nuestra propia sexualidad.

El Squirt es cuando una mujer expulsa líquido cuando alcanza el clímax. No todas las mujeres lo tienen y la cantidad que se expulsa varía dependiendo de la mujer, no es algo estándar para todos.

¿Por qué es poco conocida? Creo que principalmente se desconoce o no se habla mucho porque antes se confundía con “hacerse pipí”. Y efectivamente, hoy se conoce que el líquido que se expulsa en ese momento es gran parte orina, que viene de la vejiga de la mujer, sin embargo, no tiene la misma consistencia, ya que algunos estudios han determinado que los niveles químicos de la orina no son iguales a los del squirt. Para ser más exactos, es una mezcla entre orina y otro líquido, llamado antígeno específico prostático (PAS), que sale de la próstata femenina o glándulas de Skene (sí, también nosotras tenemos próstata). Esta razón, creo que es la más fuerte para que no nos hablen de ello y como no todas lo han experimentado, tampoco es algo que puedan hablarnos mucho.

Aquí quiero hacer un punto aparte, pues incluso hay algunos estudios y sexólogos que hablan que el squirt y la eyaculación femeninas son diferentes (porque una sería voluntaria y la otro no), pero prefiero no hilar tan fino en este texto. No cuento con grandes conocimientos pero de seguro haré otro post más adelante para seguir aprendiendo y compartiéndolo con ustedes.

¿De qué color es? El color tal como la cantidad, es variable, puede ir de un color blanquecino parecido al semen como algo más transparente.

Así que si cuando tienes un orgasmo y sientes que te estás “haciendo pipí o meando” la verdad tiene una explicación lógica y no hay de qué asustarse, al contrario, es solo momento de disfrutarlo. Y no intentes hacerlo como en las pornos, no nos salen litros y litros de agua desde nuestra vagina, ni que fuéramos grifo.