Se estima que 3 de cada 4 mujeres en el mundo han sufrido vaginitis o una infección vaginal, esta es una alteración en el equilibrio normal de las bacterias vaginales. Una afección que, usualmente, está llena de mitos y “recetas” para combatirla, pero donde el autocuidado, la prevención y evitar automedicarse para no complicar más el cuadro clínico, son claves para controlar su aparición. 

Además, las infecciones vaginales son uno de los principales motivos de consulta ginecológica en el año, y en especial, durante la época de verano. La ginecóloga de Nueva Clínica Cordillera, Dra. Dania Acuña, explicó que “en nuestro diario vivir alteramos la microbiota normal de la vulva y la vagina por el exceso de calor o humedad, ropa interior muy ajustada o que no es de algodón, falta de recambio a prendas secas luego de hacer ejercicio o al ir a la piscina, quedándonos con el traje de baño húmedo por muchas horas”. 

En tanto, “la depilación frecuente, ya sea con cera, rasuradora o láser, es un factor que también influye, sobre todo si ésta es completa”, agrega la profesional de Nueva Clínica Cordillera. 

A fin de evitar o reducir estos problemas, tan molestos para las mujeres, la especialista de Nueva Clínica Cordillera recomendó una serie de tips para detectar una infección, cómo prevenirla y los principales mitos en torno a éstas: 

1.- CONOCE TU CUERPO: Las infecciones de la vagina se pueden detectar principalmente por el cambio en las características y la cantidad del flujo vaginal, por lo que es importante siempre prestar atención a tu cuerpo. De acuerdo a la especialista, “lo normal es que produzcamos flujo vaginal blanco transparente, que puede cambiar en cantidad y consistencia dependiendo del momento del ciclo femenino, pero no debería tener grumos o mal olor”. En caso de que tengas infecciones, podrías sentir picazón, ardor y enrojecimiento en la zona.

2.- NUNCA TE AUTOMEDIQUES: Es muy importante consultar con un ginecólogo (a) ante sospechas, no es recomendable que compres medicamentos de manera independiente, puesto que el tratamiento puede variar según cada mujer. En caso de diagnosticarse una infección, los tratamientos pueden ser cremas, óvulos, antibióticos o antimicóticos orales, todo dependerá de la causa que se determine en la consulta. 

3.- EVITA LA ROPA APRETADA: En el verano, con las altas temperaturas, debes prestar atención a las prendas que usas y la acumulación de sudor. La especialista de Nueva Clínica Cordillera, Dra. Dania Acuña, explicó que “hay varias recomendaciones sobre cómo mantenerse sana, evitando alterar el microambiente normal de la zona genital, tales como evitar la ropa ajustada”. 

4.- PREFIERE DETERGENTES HIPOALERGÉNICOS: También el uso de estos productos puede afectar tu flora, esto dado que muchos de éstos son altos en productos químicos irritantes, perfumes o colorantes, que pueden ocasionar alergias y complicaciones en algunas mujeres. Por esto, la profesional recomienda “utilizar detergentes hipoalergénicos para la ropa interior, no usar productos cosméticos ni de higiene íntima perfumados, junto con asearse sólo con agua, evitar el lavado excesivo y la ropa interior sintética, la cual  aumenta la temperatura y transpiración”.

5.- RECUERDA CAMBIAR TU TAMPÓN: Respecto al uso de tampones o copita menstrual, es importante que los cambies de forma constante para prevenir infecciones. Esto debes realizarlo según la cantidad de flujo que tengas.

6.- OJO CON LA DEPILACIÓN: Un error muy frecuente, especialmente en verano, es realizarse depilación completa de la zona vulvar con láser, cera o rasuradora, pensando en que es más higiénico. Sin embargo, los vellos en esta área son protectores de infecciones, heridas por roce y mantienen el ambiente de la vulva y vagina protegidos. Por ello, la Dra. Acuña recomienda “depilar el rebaje, pero no la zona vulvar completa, dejando por lo menos 1 cm de vellos a cada lado para protegernos”.

7.- SOLO USA JABONES CERTIFICADOS: Los jabones especiales para la vagina deberían usarse lo menos posible y, de ser necesario, utiliza jabones syndet. La Dra. Acuña explicó que entre las creencias erróneas más frecuentes que nos cuentan en la consulta son respecto al aseo y cuidado de la vulva, como lavarse frecuentemente (3-4 veces al día), el uso de jabones íntimos no certificados, vinagre, cloro, povidona, duchas vaginales. Todo eso está contraindicado”.

Comunicado de Prensa de Clínica Nueva Cordillera