Aunque tener a los niños en casa por casi un mes completo pueda convertirse en un desafío, hay muchas actividades que se pueden hacer con ellos. Una de ellas es cocinar, ¿a quién no le gusta meter las manos en la masa, chuparse los dedos o espolvorear harina por todas partes?

Entendiendo que preparar recetas en familia permite compartir con los menores y disfrutar de lo cocinado, la pastelería artesanal Ñancupil & Sanhueza, oriunda de la Región del Biobío, comparte dos preparaciones tradicionales de la repostería criolla: galletas de chancaca y sopaipillas pasadas. “La chancaca es un ingrediente especial y típico chileno, sobre todo en el invierno. Todos hemos disfrutado las sopaipillas pasadas de nuestras mamás, abuelas o tías”, comenta Felipe Ñancupil, uno de los socios del emprendimiento familiar.

La chancaca es un producto sin colorantes, saborizantes ni preservantes y libre de gluten que se obtiene al concentrar y cristalizar el jugo purificado de caña o de remolacha. “Se caracteriza por su alta concentración de azúcares, contenido de minerales y trazas de vitaminas. Además, posee polifenoles que son importantes por sus propiedades biológicas, sus efectos antioxidantes y su posible función en la prevención de enfermedades crónicas degenerativas que involucran el estrés oxidativo”, explica Josefina Jorquera, nutricionista de la pastelería Ñancupil & Sanhueza que ha desarrollado las líneas de productos sin azúcar y altos en proteínas.

¡Manos a la obra!

A cocinar dos exquisitas y fáciles recetas y comer sin culpas, porque además de rica la chancaca es saludable:

Galletas de chancaca

Ingredientes: 250 grs. de mantequilla
2 panes de chancaca
1 taza de leche
1/2 taza de pasas
1/2 taza de fruta confitada
Ralladura de naranja
3 huevos enteros
2 tazas de azúcar
1 cucharadita de polvo hornear

Decoración: Cobertura de chocolate o glaseado Mostacillas

Preparación: Procesar en la licuadora las pasas y la fruta confitada. Hervir la leche con la mantequilla, chancaca, ralladura de naranja y agregar las frutas molidas. Enfriar. Batir los huevos con el azúcar, añadir la pasta fría y los ingredientes secos pasados por cedazo. Refrigerar la masa por una hora. Luego, uslerear y cortar las galletas en las formas deseadas. Hornear a 180°C, cuidando de que no se quemen. Retirar del horno y enfriar. Para decorarlas se pueden bañar en chocolate derretido y poner mostacillas o hacer un glaseado con 150 grs. de azúcar flor, 1 cucharadita de agua, unas gotitas de jugo de limón y colorante. A este glaseado también se le pueden esparcir mostacillas encima.

Sopaipillas

Ingredientes:
1 kilo de harina
400 grs. de zapallo (cocido, tibio y molido)
13 grs. de sal
100 grs. de manteca
20 grs. de levadura
Agua tibia

Ingredientes salsa de chancaca:
2 litros de agua
1 pan de chancaca
3 cucharadas de azúcar (se puede obviar)
Cáscara de naranja
Canela

Preparación: En un bowl juntar todos los ingredientes, luego añadir agua tibia suficiente y unir con las manos hasta que la mezcla pueda ser amasada sin que se pegue en los dedos. Amasar y separar en bolitas. Aplastar bien cada bolita (deben quedar muy delgadas). Dejan reposar 20 minutos en un lugar temperado para que suban. Hacer un hoyo al centro o pinchar con un tenedor justo antes de freír. Calentar el aceite y freír las sopaipillas a fuego medio hasta que se doren por ambos lados. Para la salsa, calentar en una olla el agua con la chancaca, azúcar, cáscara de naranja y canela; hervir hasta disolver. Luego, agregar 1 cucharada de harina disuelta en 1/2 taza de agua. Añadir las sopaipillas fritas a la olla. Mantener la llama muy baja y hervir unos 40 minutos. Revolver de vez en cuando con precaución de no romperlas. Servir tibias.

¡Listo! Dos deliciosas recetas para hacer durante estas vacaciones y compartir en familia.

Escríbenos un comentario

Su dirección de correo no se hará público.