Los clásicos batidos tienen una serie de beneficios a la hora de tomarlos que los hacen perfectos para estos meses más frescos.

Que el verano se acabe no es excusa para no disfrutar de una alimentación saludable, con creatividad y ricos ingredientes que aún quedan de la estación veraniega. Los batidos vegetales, o smoothies, son más fáciles de hacer y más nutritivos de lo que creemos. La preparación permite mezclar frutas, verduras y cereales sin problema, pero a diferencia del clásico jugo, éstos integran todos los nutrientes, vitaminas, minerales, enzimas y fibra de sus ingredientes. Un formato de alimentación ideal para la temporada otoño e invierno, ya que al preservar las vitaminas de las preparaciones, ayuda a fortificar el sistema inmune de quienes las consumen.

Entre las opciones de electrodomésticos para preparar batidos, hoy podemos encontrar extractores de jugos con tecnología que permite deshidratar por completo la fruta, sin quitar de esta los nutrientes, vitaminas y fibras que muchas veces se pierden en el proceso de extracción o licuado. Claudia Valdevenito, Gerente de Ventas de Thörben, señala “Nuevos avances tecnológicos nos permiten tener mejores herramientas y aplicarlas en electrodomésticos de uso diario”, añadiendo que “Un batido saludable y alto en nutrientes toma tan solo minutos y mejora en gran medida la calidad de nuestra alimentación”.

A continuación entregamos una lista de tres recetas de smoothies que son perfectos durante las estaciones de otoño e invierno, aprovechando ingredientes de la estación.

Smoothie de chocolate y avena
Reunir 4 cucharaditas de chocolate triturado o en polvo, una taza de leche, 4 cucharadas de avena, medio plátano, 10 avellanas, una cucharada de chía, 2 cucharadas de agua.
Mezclar leche, chocolate y derretir. Aparte mezclar avena, plátano, avellanas, chía y ⅕ de leche con chocolate. Meter en el procesador. Una vez todo listo, agregar resto de la mezcla con leche aún caliente (Si parece muy espeso, agregar agua).

Manzana y arándanos
Reunir dos manzanas en trozos medianos, ¼ de taza de arándanos, ralladura de jengibre a gusto, ½ cucharadita de canela en polvo, ½ de taza de agua caliente y ¼ de taza de agua fría.
Añadir al procesador todos los ingredientes, agregando al final la mitad del agua caliente y toda el agua fría. Una vez listo y antes de servir, añadir el resto del agua caliente a la mezcla.

Plátano y nuez
Usar un plátano maduro y pelado, una taza de nueces picadas, ¼ de cucharadita de canela en polvo, ½ cucharadita de esencia de vainilla y una taza de agua caliente.
Mezclar todo en la procesadora y servir con cuidado.

 

Escríbenos un comentario

Su dirección de correo no se hará público.