Nuestra nueva bloguera, Paula, trae una sección que a muchas les va a encantar, la #RutaVeggie. Probará exquisitos platos para recomendarte lo mejor de la comida vegetariana. Acá su primera parada: Manatí.

El martes pasado estaba paseando con mi amiga por Ñuñoa, eran cerca de las tres de la tarde y no habíamos almorzado aun, le comenté que había visto en Instagram un lugar donde vendían comida vegetariana que quedaba por el sector, así que buscamos la dirección en Google Maps y dimos con el “Manatí Vegetariano”, una sanguchería vegetariana y vegana ubicada en José Pedro Alessandri 97, a unas pocas cuadras del Portal Ñuñoa, encontrarla fue fácil, está ubicada en una esquina con un enorme encabezado de madera que tiene el nombre “Manatí” afuera figuran seis mesas perfectamente ubicadas al aire libre con toldos que protegen del sol, ¿qué mejor?

Al ingresar se divisa una pizarra con la palabra “Bienvenid@s” que ya te hace sentir a gusto, más aun cuando al observar el contenido de los sándwiches observas que no tienen nada de carne.

Entré con muchas expectativas y muerta de hambre, me senté en la parte interior del local, para conocerlo mejor, y se acercó una amable garzona con la carta, estuvimos viendo y analizando lo que íbamos a pedir, había mucha variedad por lo que tardamos un buen rato.

Finalmente pedí un Manatí Estepario ($4.900), que contiene una hamburguesa de garbanzo estilo falafel, cebolla morada, lechuga, tomate, ají verde, pepinillos y mayonesa o veganesa. ¡La veganesa es deliciosa! En serio, y la hamburguesa superó todas mis expectativas, he comido falafel muchas veces y a  pesar de que me gusta su sabor lo encuentro muy seco, pero en Manatí la hamburguesa estaba crocrante, sabrosa y para nada seca, me atrevería a decir que estaba frita, aunque no estoy segura, los pepinillos le daban un toque ácido bastante agradable y en general el conjunto era magia pura.

Mi amiga pidió un Manatí Estiloso ($5.100) que contiene una hamburguesa de betarraga y poroto negro, palta, rúcula, cebolla morada tomate y mayonesa o veganesa. Debo confesar que no soy fan de la betarraga, mientras pueda evitarla lo hago, pero me atreví a probar la hamburguesa de mi amiga y casi me arrepiento de no haberla pedido, tenía sabor a betarraga sí, pero también a poroto y la mezcla era única, al igual que mi hamburguesa estaba muy bien sazonada y creo que eso marcó la diferencia.

Quizás lo más “incómodo” fue comer el sándwich, mide más de 10 cm, así que los cubiertos se transformaron en nuestro mejor compañero, mientras escuchábamos Eleanor Rigby de The Beatles, Blondie, Bob Dylan y más canciones agradables.

Pero en Manatí no solo hay sándwiches, hay ceviche que contiene fondo de alcachofa y champiñones, también ensalada con quinoa, palmitos, tomate, palta, rúcula, lechuga, etc. Además puedes pedir acompañamientos, como papas fritas, aros de cebolla, palitos de queso y salsas.

Para beber hay té, café, bebidas, jugos de pulpa natural  y cervezas. Con mi amiga pedimos cerveza Austral Calafate ($2.700) y quedé encantada, no es para nada amarga, tiene un sabor dulce y suave que enamora hasta a los que no son fan del schop.

Manatí está abierto de martes a sábados de 13:00 a 16:00 hrs y 19:00 a 23:00 horas y domingos de 13:00 a 16:00 horas. Los lunes está cerrado. Tienen servicio delivery al 232220160

Su Instagram es @manativegetariano y la página web es manativegetariano.cl

¡Sin duda vale la pena!

 

Por @paulaparmen

Escríbenos un comentario

Su dirección de correo no se hará público.