Los rayos UVB son solo la mitad de la historia: Presentes durante todo el año, incluso cuando el tiempo está nublado, los rayos UVA e infrarrojos penetran profundo en la piel, y degradan sus componentes esenciales.

En lo que respecta a la exposición al sol, la piel nos “advierte” cuando hemos excedido nuestro umbral de tolerancia con enrojecimiento, dolor e hinchazón; en otras palabras, la quemadura del sol. Pero no hay una respuesta tan obvia
ante la contaminación, por lo que resulta una amenaza mucho más insidiosa para la piel.

Hay cada vez más evidencia que sostiene que la contaminación amplifica y agrava los efectos de la radiación solar en la piel. En las capas profundas de la piel, el estrés oxidativo se “alimenta” de las estructuras de sostén, y potencia la formación de arrugas.

rostro de 2 mujeres

En la superficie de la piel, los rayos UV y las partículas contaminantes se asocian para que las células que producen la pigmentación trabajen a toda máquina, lo que contribuye a exhibir un tono de piel opaco o grisáceo, “manchas de envejecimiento” y otros trastornos de la pigmentación. Es por eso que el protector solar UVA-UVB con una textura resistente a la contaminación es tu mejor arma diaria para combatir el envejecimiento ambiental.

Farmacias Cruz Verde junto a La Roche – Posay la caja LRP Antiedad que busca presentarle a la consumidora una rutina antiedad con un tratamiento intensivo de 7 días, una corrección de uso diario y un protector solar que
complementa, protege y corrige también los signos de la edad. Encuéntralos en www.cruzverde.com

Comunicado de prensa enviado por Farmacias Cruz Verde

Escríbenos un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *