Dada la acelerada vida que llevamos, muchas veces dejamos el deporte fuera de nuestro día a día, ya que “nos quita tiempo”, sin evaluar lo positivo que es no sólo para el cuerpo, sino que también para nuestra mente.

La actividad física no sólo tiene beneficios que son posibles de evaluar desde la medicina tradicional, tales como que la práctica del deporte tiende a disminuir la probabilidad de sufrir patologías de origen cardíaco, respiratorio y/o metabólico. Así como también por los evidentes cambios que se van generando en nuestro cuerpo al ejercitarnos con frecuencia.

Lo cierto es que, realizar actividad física tiene beneficios y consecuencias menos visibles, pero no por ello menos importantes en el ámbito de la salud mental, ya que “existe una evidencia importante que sugiere que la práctica regular de ejercicios puede mejorar las funciones cognitivas y propiciar un mejor bienestar en personas que padecen de alguna enfermedad mental, como es el caso de un trastorno de ansiedad, depresión o estrés”, asegura Marta Román, psicóloga de Sportlife.

Gracias a sus múltiples beneficios, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la realización de al menos 60 minutos diarios de actividad moderada o intensa para niños y adolescentes, y 150 minutos semanales de actividad moderada para los adultos mayores de 18 años.

Es importante destacar que los amigos de Sportlife tienen distintas disciplinas aeróbicas posibles de practicar, ya sea en clases dirigidas, o también se puede entrenar de manera independiente. En los gimnasios se pueden encontrar diversos tipos de máquinas cardiovasculares listas para utilizar y así mejorar, tanto la calidad de vida física, como la mental a través del ejercicio.

Escríbenos un comentario

Su dirección de correo no se hará público.