El consumo excesivo de carbohidratos simples y refinados, y la escasez de fibra en la dieta, son unos de los factores que está contribuyendo con el aumento de la obesidad en nuestro país.

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) reveló que el 34,4% de la población chilena sobre 15 años presenta obesidad.  ¿Preocupante no?

Estos datos se traducen en que casi el 90% de la población tiene una alimentación mala o deficiente, y se debe en gran parte a los malos hábitos alimenticios adquiridos por el estrés y la sobre carga de actividades diarias. Pero existe otro punto importante que se está dejando de lado y es el consumo de fibra dietética, este nutriente se reconoce hoy como un elemento importante para mantener una buena alimentación. Está comprobado que añadirla de forma recurrente contribuye a prevenir enfermedades y complicaciones tales como el sobrepeso, la resistencia a la insulina, problemas al corazón, diabetes, colesterol y triglicéridos altos además de ser el principal recurso contra el estreñimiento.

La dieta chilena se ha vuelto deficiente en fibra.

La dieta actual contiene un alto porcentaje de alimentos procesados, azúcares y grasas saturadas, y si no cuidamos las porciones que colocamos en nuestro plato y excluimos los alimentos que nos aporten una buena fuente de fibra entonces nuestra alimentación será más deficiente cada día.

Para lograr mantener una alimentación saludable, que sea 100% efectiva y obtener los resultados deseados las proteínas, carbohidratos, grasas y fibra que se consuman a diario deben ser de calidad. 

¿El problema serían los carbohidratos?

En el caso de los carbohidratos, estos representan nuestra principal fuente de energía y eso está súper bien, pero para los especialistas las cantidades son el problema. Los chilenos somos buenos para el pan, los completos, el arroz, los carbohidratos en general y esto representa un aumento drástico en las calorías diarias que finalmente provoca un aumento de peso sostenido.

Fibras funcionales para el control de la obesidad.

¿Y qué es una fibra funcional?

Son todas aquellas fibras dietéticas aisladas que se consumen de forma concentrada con el fin de aprovechar mejor sus propiedades nutricionales ya que las fuentes de fibra habituales poseen concentraciones muy bajas. Lo potente de estas fibras es que se extraen de vegetales específicos que la contienen en altas concentraciones, ejemplo de esto la inulina, extraída de la remolacha, el betaglucano que hace algunos años se logró aislar de la avena o el glucomanano que se extrae del Konjac.

Los vegetales y granos enteros son la mayor y más natural fuente de fibra, pero también hay un porcentaje considerable en los frutos secos, legumbres, frutas y cereales.

Los avances de la industria están permitiendo incorporar de manera significativa distintos tipos de fibra a nuestra alimentación, como es el caso de Nutravelina, que contiene un 85% de fibra funcional de alta absorción y una de la más eficientes para regular el apetito, que al consumirla 15 minutos antes de cada comida con abundante agua se expandirá en el estómago haciéndote sentir satisfecho por más tiempo, controlando la sensación de hambre y en consecuencia te ayudará a mantener una alimentación mucho más controlada y saludable. Además, retrasa el vaciado del estómago liberando glucosa durante la digestión de manera controlada evitando peaks de insulina que al descender de forma repentina activan la sensación de hambre.

Nutravelina está disponible en Chile y se puede encontrar en www.nutravelina.com

Escríbenos un comentario

Su dirección de correo no se hará público.